Posts etiquetados ‘editor’

Con acento

Texto: Tenejapanboy

Dibujo: JBTC

Monsiváis : escritor, periodista, cronista, narrador oral, editor, polemista, relator, bibliófilo, punto de referencia, cinéfilo, melómano, coleccionista, memorioso, antologísta, gatófilo, humanista, conferencista, ensayista y quién sabe cuántas cosas más (buenas y malas).

Amado por muchos, Carlos Monsivàis era  detestado por muchos otros. Estudiante y catedrático   en la UNAM, rápido pasó de las aulas, al mundo de la cultura, donde se codeó con lo más destacado de su época y llegó, por méritos propios , a ser considerado parte indispensable de la vida cultural mexicana, tanto que, con el tiempo, hubo una época en que la recomendación o descalificación de Monsiváis llegó a ser, deseada o temida, según diera el caso.

Dueño de una verborrea barroca, ingenio de la palabra, enredaba al más pintado con sus aforismos improvisados (aunado a ello era su tono de voz, que por momentos semejaba un ronrroneo gatuno, que muchas veces obligaba a sus escuchas a suponer o imaginar lo que decía), y era menester mandar  a anuncios para detener su loco frenesí verbal y así  poder asimilar algo de lo mucho que decía (y tal vez no estaba diciendo nada importante, pero que adornado lo decía), algunos lo acusan de ser propietario de una locuosidad y sintaxis muy de callejón sin salida ( o sea que no llevaba a ninguna parte). Oportuno para sacar de su público oyente la carcajada espontanea,  era amigo del chiste cifrado con dedicatoria no clara, pero lleno de claves y detalles sobre el asunto y sujeto de quien hablaba,que  hacia  fácil identificarlo

Con Monsiváis no podemos andar con medias tintas o se le quiere o se le odia, y en ambos extremos tiene una buena cantidad de suscriptores, pues  al igual que muchos otros intelectuales mexicanos, Monsiváis encabezó una suerte de grupo cultural que favorecía a los suyo y bloqueaba a los ajenos, creando en torno suyo un coro de aludadores seguido de un ejército de denostadores; nada nuevo en un México muy dado a ese tipo de camarillas.

A tres años de su fallecimiento, todavía es  muy pronto para conocer el verdadero valor y trascendencia de Carlos Monsiváis (pues en estos momentos hay quienes lo endiosan, mientras otros lo satanizan), pero de que Monsiváis tiene  un lugar en la historia de México como uno de los intelectuales  más destacados , de eso no hay duda, o díganme ¿cuántos “intelectuales” mexicanos son tan conocidos y tan populares como Monsiváis, que hasta los Polivoces  lo parodiaron en su tiempo?

¡Y usted de que lado de la cancha está! ¿con la camiseta de Monsiváis o con la camiseta de los antimonsiváis?

Anuncios

Panteón de Citas: José de Sousa Saramago (Azinhaga, Santarém, Portugal, 16 de noviembre de 1922 - Tías, Lanzarote, España, 18 de junio de 2010

Escritor tardio, él si pertenece al club de los Nobel (1998), literato, poeta, dramaturgo y periodista nacido en Portugal; hijo de campesinos, se crió en la pobreza, la cual sirvió de simiente de su futura forma de entender el mundo. Hombre de izquierda, comprometido con las causas sociales, crítico de los políticos oportunistas sin importar su posición a la izquierda o derecha del espectro político, tambien sufrio persecusión y censura por sus escritos donde confrontaba los estereotipos y taras creados por  religión qu elo llevaron a autoexiliarse en España. Increíblemente exitoso en el plano comercial (caso raro entre los Nobel; su libro con tema apocalíptico “Ensayo de la Ceguera” fue llevada al cine), Saramago nunca dejo de comportarse como un ser humano coherente y comprometido con el sentir del pueblo y sus necesidades. Dicen que murió escribiendo.