Por: @tenejapanboy

LOS HECHOS, LUGARES Y/O PERSONAJES DE ESTA HISTORIA SON FICTICIOS, CUALQUIER PARECIDO, SEMEJANZA O SIMILITUD CON HECHOS REALES, PRESENTES, PASADOS O FUTUROS, SON PURA, CANIJA Y RECONDENADA COINCIDENCIA, Y NO SON RESPONSABILIDAD DEL AUTOR.

NAVIDAD DEL FUTURO

arboldenavidad

Una vez que Ebenezer despertó en su mullida cama flotante, sin perder tiempo se puso de un brinco a buscar la mentada medalla de Belisario Domínguez, no fuera a ser que si le cumpliera la amenaza y eso del orto si se escuchaba demasiado doloroso, y si a eso le sumamos que de un momento a otro seguro se me aparecerá El Tigre, reclamando su fistol y acusándole de que se lo hurtó, no se la iba a acabar.

Ebenezer, buscaba de arriba a abajo de la recámara y a pesar de sus 84 años,lo hacia con una agilidad y presteza increibles. Ya había llamado a todos sus sirvientes, para que le ayudaran en la busqueda, y ninguno acudió a su llamado.

-Pero ahora que los encuentre, los pondré de patitas en la calle -decía Ebenezer, ya dando signos de fatiga. al jalar aire por la boca cada vez con más fuerza- maldición -gritó-,  dónde habré dejado esa maldita medalla…ya me cansé, me recostaré un rato y volveré a empezar a buscarla.

Ebenezer hizo lo propio, se acomodó en su cama flotante y cubriendo su cuerpo se dispuso nuevamente a dormir….Ya lo estaba lograndolo, cuando unos fuertes toquidos en la puerta de su recámara lo hicieron incorporarse, y entre maldiciones, ir a abrir.

-Han de ser esos flojos buenos para nada de mis empleados -refunfuñaba Billares-, pero al primero que  asome la jeta, ahorita que abra la puerta, lo mandaré a volar inmediatamente y así lo haré con todos los demas -acto seguido, Ebenezer, abrió la puerta y su sorpresa fue mayúscula. En vez de encontrar a unos de sus empleados se encontró a un hombre,  bajito, con tipo de campesino, que vestía  con un jorongo negro, camisa y pantalón de manta y llevaba en la cabeza un enorme sombrero también de color negro, que por el tamaño impedía ver el rostro de quien lo portaba.

-¿Quién es usted? -preguntó enojado Ebenezer. Pero no recibió respuesta, el personaje sombrerudo camino de frente y sin importar que el milloneta ocupara toda el espacio de entrada,  pasó sin dificultades. Ebenezer cerró de un portazo y al volverse, notó que ya no estaba en su recámara. ahora se encontraba en un lugar muy espacioso, lleno de vitrinas, de cortinas metálicas, escaleras eléctricas, y todo aquello que define a un centro comercial para gente de mucho dinero. Ebenezer estaba pues en uno de los centros comerciales de su propiedad conocidos como El Castillo de Fierro. Ebenezer tardó en recuperarse de la sopresa y una vez acostumbrado a la poca luz del lugar,  descubrió que todo estaba abandonado y en ruinas, lo cual le sorprendió, pues no tenía mucho que ese  sitio había sido inaugurado a todo lujo. Ebenezer siguió paseando la vista por el lugar y a lo lejos notó la presencia del Sombrerudo enjorongado que le hacía señas para que lo siguiera ya montado en una de las destartaladas escaleras eléctricas.

centro comercial abandonado4

Subieron un buen de pisos sin cruzar una sóla palabra y llegaron al patio de comidas que se encontraba en  la parte más alta del centro comercial. Ahí, El Sombrerudo, le hizo una seña para que viera todo hasta donde alcanzaban a ver sus ojos. Se veía parte de Pulqueanco, colonia adinerada donde se asentaba el Castillo de Fierro más lujoso de su cadena de tiendas departamentales.

-Qué quieres que vea condenado chaparro -inquirió Billares con molestia y mucha impaciencia, ante el silencio inmutable del Sombrerudo– que tiene de raro la ciudad ¿Qué le paso a mi tienda?

El enjorongado sacó de debajo de su jorongo una vela, que extrañamente ya estaba encendida, y con los dedos indice y pulgar la apagó y lo señaló a él, mientrás la vela se volvió a encender; de nuevo El Sombrerudo la volvió a apagar y la vela se volvió a encender inmediatamente..

-¿Que significa eso? -de nueva cuenta preguntó Ebenezer– y fue otra voz que le contestó a través del sonido local de la tienda.

centro comercial abandonado 2

-Es tu futuro Ebenezer, tu famosa tienda departamental terminará así cuando una turba enfurecida de mexicanos hartos del gobierno y de los empresarios chupasangre se tomen la justicia por su propia mano, en un México no muy lejano. El Sombrerudo es la muerte y te está diciendo que tu vela ya se apagó, pero como traes el fistol del  PRI-se escuchó una risa y un nuevo susurro- perdón, del diablo, que pertenecía a Der Tiger…-Se oyó un susurro- perdón a El Tigre, ahora la maldición de la inmortalidad ha pasado a ti.

Ebenezer, por un instante quedó pasmado ante la noticia, ahora él era inmortal. Despues de la sorpresa, el millonario explotador, soltó una carcajada y dijo.

-Pero, quién puede ser tan estúpido de pensar que la inmortalidad sea una maldición –Ebenezer reía y hablaba, y buscaba ansiosamente a quien le hablaba por las bocinas que repetian La Voz por toda la tienda.

-Ya lo verás Ebenezer -sentencio La Voz que salía de las bocinas- la inmortalidad a la larga es una maldición, y si no me crees y si así lo deseas, te puedo presentar a tres de los más famosos inmortales de la historia para que te cuenten sus penurias.

-A quién te refieres -preguntó Billares, picado por la curiosidad.

-Pues nada más y nada menos que a Der ewige Jude….-de nuevo se escuchó un susurro…-perdón, El Judio Errante, Melmorth el Errabundo y herr Chabelo, sólo por mencionar a los más famosos.

Al escuchar los nombre Ebenezer volvió a carcajearse y dijo.

chabelo y el fin del mundo

-De los dos primeros no dudo que han de pasarla mal, pero de Chabelo, no lo creo, ¿Chabelo? ¿No, no creo que maldiga su inmortalidad?

-Hasta hace unas semanas, Chabelo era el inmortal más feliz del mundo -respondió muy seria La Voz desde las bocinas del Castillo de Fierro– pero ahora que se quedó sin su programa de televisión ¿Qué va a hacer con tanto tiempo libre? No, Chabelo, no supo lo que perdió cuando cancelaron su programa. Seguramente ahora herr Chabelo va a sufrir mucho con tanto tiempo libre.

Por un lapso prolongado Ebenezer guardó silencio y recapacitó sobre lo que le decía La Voz. Y a continuación preguntó.

-Y si El Tigre estaba vivo, porque dijo que estaba muerto, es decir ¿Por qué fingió su muerte? y ¿Porque  dejó el fistol y renunció a la inmortalidad?

-Ay Ebenezer ¿eres o te haces? -contesto La Voz con cierto dejo de fastidio y con un tono de voz marcadamente extranjero- Der Tiger se hizo pasar por muerto para, destrás de su hijo milito, hacer sus desmadres sin tener que dar la cara ¿o tu crees que ese megafraude del Teleatonto fue idea de su cachorro, jajajaja ¡NO! y sobre despreciar la inmortalidad, pues El Tigre ya estaba hasta la madre de la inmortalidad. El Tigre, debido a su licenciosa vida ya tenía muchos años de muerto, su vela se había apagado desde que él era un adolecente, pero otro inmortal lo había engañado y El Tigre aceptó el fistol que le dio inmortalidad, creyendo, como tú, que era un regalo, pero con el paso del tiempo le llegó el fastidio;  imaginate que ya nada sea nuevo para ti, que ya todo te sepa igual, que ya nada te sorprenda, que no amaes, que no odies, que cada mañana sepas que cualquier cosa que pase ya lo viviste, conociste o aprendiste. Que todos los domingos pase tu programa y la gente lo vea porque no hay otra cosa que ver o hacer. Bueno, en el infierno corre el rumor que en realidad fue Chabelo quien, en su hartazgo inmortal,  pidió que quitaran su programa del aire, porque ya no soportaba hacer las mismas tonterías una y otra vez cada semana. Imaginate pues Ebenezer que nada sea nuevo para ti, que vivas en una continua rutina y que sepas que eso será eterno. El Tigre tenía años buscando a que incauto darle el fistol y te encontró a ti, ahora si, El Tigre arde en el infierno como debe seeeeeeer -sentenció La Voz, con un efecto de eco en las bocinas que prolongo su última frase.

-Pero, pero, pero  Belisario Domínguez, me dijo que …

Unas escandalosas risas se escucharón por todas las bocinas del Castillo de Fierro, la cuál molestó a Ebenezer que gritando, pedía explicación a esas carcajadas, las cuales después de un momento, fueron amainando hasta silenciarse; aunque de repente se escuchaban en las bocinas una risita contenida, se notaba que La Voz no estaba sola en la cabina del sistema de sonido de la tienda.

-Disculpa Ebenezer -dijo La Voz, entre jadeos y tratando evitar el acento extranjero- pero nunca pensé que fueras tan inocente, ese que tú crees que era Belisario Domínguez era en realidad una de las recientes adquisiciones del infierno, era -Y a voz se apagó para dar paso a una nueva serie de carcajadas- Ay Billares tan viejo y tan…. Bueno, ese que te dijo que era Belisario Domíguez, era en realida un diablo chocarrero, un diablo bromista , ese diablo menor, era Jacobo Zambludovski y con la broma que te hizo a ti fue admitido en el circulo de diablos chocarreros, más exclusiva del infierno, donde ya se encuentran entre otros, Clavillazo, Resortes, Cantinflas, Jolopo, Diaz Ordaz, Juan Pablo 2, Francisco Franco, Stalin, Pinochet, Napoleón, Hernán Cortés y un largo etcétera de dictadores, desinformadores, cómicos y políticos de mala monta.

zabludovski diablo

Jajajajajja- las carcajadas seguían escuchándose en todo el centro comercial, y la voz remató- Y da gracias que no te enviamos, mientras dormias,  a un Incubus*, jajajajajajaja, porque ahora los incubus se han vuelto muy modergnos y agarran parejo hombre , mujer o quimera, jajajajajaja.

demoniosm4

Ebenezer no daba crédito a lo que escuchaba, todo había sido una trampa, una burla y ahora la broma continuaba  y eso no lo podia seguir permitiendo, no señores, ningun hijo de su, se seguiría burlando de él, en este momento daría por terminado ese teatro que seguramente había planeado su familia, para desquitarse de que en la cena de Noche Buena, les había dicho que todos estaban desheredados y que toda su fortuna se la había donado al Vaticano y que esa era la única y canija razón por la que el papa Francisco visitaría el próximo año México. Ahora se daba clara cuenta que lo que escuchaba desde su recámara no era expresiones de júbilo, eran mentadas y maldiciones en su contra. Pero eso ya no tenía importancia. Por último quizo saber quién o quienes estaban en la cabina  y preguntó.

-Bueno, ya se burlaron lo suficiente de mi diganme quien carajos son ustedes y cual es el objeto de todo esto -concluyó Ebenezer rsignado y herido en su orgullo.

Ebenezer, somos los demonios de tu vida, representamos lo que tú siempre has adorado, la riqueza, la acumulación, el egoismo, la soberbia, los excesos, el lujo, la indiferencia, la burla, la ignorancia del dolor ajeno, etcétera. Y no creas que esto lo planeo tu familia o tus socios, nosotros si somos unos verdaderos diablos y nos encargamos de hacer pagar a quienes en vida, teniendo todo el derecho de tener, nunca vieron hacia abajo y repartieron un poco de la dicha que les tocó disfrutar. Somos quienes harán pagar a aquellos que autorizan aumentos de salario mínimo menores a tres pesos, a aquellos que desaparecen estudiantes, golpean pensionados que exigen el pago de sus pensiones y aguinaldos, somos quienes les quemaran los tompiates a los diputados y senadores que se sirven con la cuchara grande – aquí interummpio Ebenezer a La Voz y preguntó.

-Perame, ¿y a las senadoras y diputadas que les van a quemar?

-Buena pregunta,asentó La Voz–  Billares, pero no te la contestaré, porque aúnque diablos, el pudor me impide ventilar esas torturas en  publico, pero s+epase que todas son ideas de  las policias de México y están registradas por y tienen derechos reservados; aunque claro, los chinos ya se las copiaron; porque ahora la tortura a la mexicana ya superó la tortura china.

-Bueno Ebenezer, fue un placer atormentarte la Noche Buena, ya pronto nos veremos por estos rumbos, ah,  gracias por  el generosísimo “donativo” que nos hiciste a través del Vaticano. Muchas gracias, me despido con afecto  tu amigo Marx-La voz se tornó en una sonora caracajada, no de una voz, si no de miles de voces.

-¿Carlos Marx?- preguntó Ebenezer.

-No hombre -respondió La VozGroucho

marxism-groucho-marx1

-¿Y por qué hablas como alemán? -replicó Ebenezer.

-Porque se oye más chido, jajajajaja hasta pronto Billares, no tardes mucho.

La Voz se apagó, el millonario en un acto reflejo y con miedo, se llevó la mano al costado donde buscó el fistol, notando que ya no colgaba de su camisola, al momento sintió un estremecimiento y mirando a lo lejos, Ebenezer vio que El Sombrerudo enjorongado apagaba con el dedo indice y pulgar su vela y ésta, ya no se volvía a encender,  .

macario3

*Íncubo (del latin Incubus, in, ‘sobre’ y cubare, ‘yacer’, ‘acostarse’) es un demonio masculino en la creencia y mitología popular europea de la Edad media que se supone se posa encima de la víctima femenina durmiente, para tener relaciones sexuales con quien duerme. Algunas fuentes indican que puede ser identificado por su antinatural frío miembro masculino. Su contraparte femenina es una Sucubo.  La tradición religiosa sostiene que tener relaciones sexuales con un íncubo o súcubo puede provocar un deterioro en la salud, o incluso hasta la muerte.3 Las víctimas viven la experiencia como un sueño sin poder despertar de éste.

fin

@tenejapanboy

No olvidemos Ayotzinapa, Acteal, Aguas Blancas. Feliz Navidad .

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s