Reforma Bis
Hace unos días con bombo y platillo se habló de la puesta en marcha de la nueva red eléctrica subterránea del Centro Histórico, se dice que el gobierno del DF y el gobierno Federal invirtieron mil millones de pesos en su realización. Este, que fue un proyecto por el cual siempre se pugno desde las filas del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME, me pongo de pie), pues era evidente el deterioro y peligro que representaba esa bomba de tiempo que se escondía en las entrañas del ombligo de México (no sólo para los trabajadores de la extinta Compañía de Luz y Fuerza del Centro (CFyL), sino para todo aquel que tuviera que pasar por las calles del Centro Histórico de la Ciudad de México), Nunca fue ejecutado, por la extinta CLyF pues como todos sabemos, el objetivo de los gobiernos priistas y panistas, siempre fue el de, a través del descuido calculado y del abandono premeditado, hacer que la empresa Compañía de Luz y Fuerza del Centro mostrara signos de decadencia e ineficiencia inducidas desde la cúpula gubernamental, para, de esta forma, justificar su desaparición, como finalmente sucedió durante el gobierno genocida de Fecal.


El caso es que ahora dicen que ya se hizo la chamba y se adjudica el mérito de esta “magna” obra a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la cual, a través de sus contratistas, la ejecutó a un enorme, por no decir, desproporcionado costo y, ahora, nos dicen que la “renovación” de la red eléctrica subterránea continuará por Paseo de la Reforma (ya vieron que “hacer obra oculta” que naiden ve y por lo mismo naiden sabe si se hizo lo que realmente dicen que se hizo,es muy buen negocio). Si por Reforma.


Yo me pregunto (porque tengo esa mala costumbre de preguntar) ¿Es una coincidencia o ya veo moros con tranchete y este gobierno tiene una fijación casi atávica con la palabra reforma? Y si no es así, echémosle un recuento a la reformitis peñera: el gobierno espurio de peñita no sólo nos ha endilgado una reforma laboral, una reforma en telecomunicaciones, una reforma energética, una reforma política, una reforma educativa, una reforma hacendaria y una reforma financiera, ahora, nos sale con que van a meterle mano al cableado eléctrico de la avenida que se llama, no los oigo, ¡si! “Paseo de la —–> Reforma, que casualidad. Esta reformitis del gobierno federal no tiene límites y donde ve la palabra reforma, le mete mano, se la apropia, conjura intereses malsanos de los partidos políticos mexicanos y ¡Zaz! Nos dan en la torre (¿No será que el famoso Deforma.com es una estrategia del gobierno para trivalizar la información y, ningunear y minimizar la importancia de las noticias? http://eldeforma.com/category/noticias-2/ciudad/ ) .


Y nada tiene de malo que un gobierno padezca de “Reformitis aguda”, pero hay de reformas a REFORMAS y si no me creen comparemos la diferencia de estas “reformas” que atentan contra el bien común y favorecen los ambiciosos intereses de particulares chupasangre nacionales y extranjeros, esta reformas que van con todo contra la soberanía de este país y contra todos los intereses de la población en general; comparémoslas pues con aquellas que se promulgaron después de la guerra de Reforma ( 1858-1861), y que tenían como antecedente las leyes de 1833-34 promulgadas por Valentín Gómez Farías (el tres acentos), REFORMAS (estas si con mayúsculas), donde se prohibían al clero regular y secular, inmiscuirse en política, se prohibía presionar a los civiles para el pago del diezmo y para el cumplimiento del voto monástico; desaparecían las sacristías mayores. Los inmuebles jesuitas fueron cedidos a los estados de la Federación y se ordenaba la secularización de todas las misiones de la República. O sea, esa Reforma iba duro contra la iglesia católica y sus malsanos privilegios. Y eso sólo fue el principio, porque después llegaron los come curas reformistas y que los acaban de acabar, pues se promulgaron tres leyes realmente reformistas y que favorecían a la nación en contra de los oscuros intereses eclesiásticos y militares.

Valentín Gómez Farías (1781-1858) Presidente de México (1833-34 y 1846-47)

Así tenemos que las leyes de Reforma son tres: La ley Lerdo, la ley Juárez y la Ley iglesias. La primera impulsada por Miguel Lerdo de Tejada (hermano de un compa que se parecía mucho a Marcelo Ebrard y que fue presidente de México), tenía un carácter inmobiliario y obligaba a vender las casas y terrenos (que no eran ocupadas por sus dueños) a los que las arrendaban.

Miguel Lerdo de Tejada (1812-1855)

Por su parte la Ley Juárez, promovida por un patriota indio oaxaqueño (ya saben quién es, no se hagan, chale, no me hagan escribir que es Benito Juárez), dictaba que el ejército no podría tener participación en negocios de carácter civil y determinó que los tribunales eclesiásticos y los militares sólo podrían intervenir en asuntos de carácter penal relacionados con los miembros de sus respectivas congregaciones y cuerpos militares. Además que, para los demás asuntos civiles de carácter jurídico, los milicos y los religiosos perdían su fuero (órale con la desaparición de fueros)

Benito Juárez Gracía ( 1806-1872) Presidente de 1857 a 1872 “El Benemérito de las Américas”

La ley Iglesias (La Ley de Obvenciones Parroquiales, también conocida como Ley Iglesias por la autoría de José María Iglesias -ministro de Justicia, Negocios Eclesiásticos e Instrucción Pública en el gobienro de ) reforzaba muchas de las restricciones que la Ley de 1833. Es así que el 5 de febrero de 1857 se promulgó una nueva constitución en la que se incluían las siguientes Reformas : El matrimonio Civil, libertad de enseñanza, de imprenta, de industria, de comercio, de trabajo y de asociación. Dedicaba un capítulo a las garantías individuales, y daba entrada al juicio de amparo (procedimiento judicial basado en la idea del jurista y político Manuel Crescencio Rejón y heredado de la constitución yucateca de 1841). Se organizaba la nación como una república federal y se apoyaba la autonomía de los municipios.
Para 1859 se incluyen las Leyes de Reforma en la constitución, siendo estas, la Nacionalización de los Bienes del Clero. Matrimonio Civil. Los nacimientos y defunciones tienen un carácter de contrato civil con el Estado. Los Cementerios, pasan a control del estado.
Para 1860 se adiciona la Libertad de Cultos y en 1861 se suma la ley de hospitales y beneficencias y en 1863 se decreta la Extinción de Comunidades Religiosas.

José María Iglesias (1823 – 1891) Presidente de México (1876 a 1877)

Que diferencia ¿verdad? Las leyes de Reforma (mismas que sirvieron de pretexto para que en la época de Don Porfis, se le cambiara el nombre al Paseo Degollado -¿imagínense que ahora siguiera llamándose así?- que antes era conocido como “Paseo de la Emperatriz” –proyecto original del ingeniero austriaco Ferdinand Von Rosenzweig– Por el de Paseo de la Reforma avenida que hoy se prolonga por casi 4.5 km y que está llena de estatuas -77 en total que representan a personajes relacionados con la época de la Reforma), que se promulgaron el siglo XIX tenían en si un espíritu “modernizador” que también alegaba la mejora de la economía, mencionaban también que el estado mantenía la soberanía sobre los bienes nacionales y les daba una patada en el fondillo a terratenientes, acaparadores inmobiliarios, mafias eclesiásticas y fueros militares. Pero de ninguna manera, esas Reformas, buscaba vender, que digo vender, regalar el país a potencias extranjeras como lo están haciendo hoy Peña Nieto y los cenadores (sic) y diputables (sic) bola de pulpos chupeteadores (Palillo dixit)

¡Pulpos Chupeteadores! Jesús Martínez “Palillo”

Las reformas de ahora en cambio , tienen un espíritu chingativo, quitan al estado la soberanía sobre los hidrocarburos, sobre la energía eléctrica, roban a los trabajadores derechos laborales ganados a pulso durante años y años de luchas sindicales, crean un sistema fiscal acosador, y facilitan la tranzas financieras en beneficio de los más ricos de este país y someten las telecomunicaciones a intereses de las compañías más poderosas (Telmex y Televisa), ¿y al pueblo? Pues como dice Chava Flores “Muy bien gracias…no comió”.

Azcarrata y Sfin

¿Puede haber algo peor que la venta de la soberanía nacional a través de manoseos legislativos? No , no lo hay, ese es una alta traición al pueblo de México y tarde o temprano se debe castigar . Ya sólo para acabarla de chingar,  falta que en su afán protagonista, los actuales “legisladores” vende patrias, se les ocurra  proponerle a peñita que haga un segundo “Paseo de las Reforma”, una “Reforma bis” pues, y además exijan se pongan ahí las efigies de los actuales cenadores (sic) y diputables (sic) quienes ahora venden al mejor postor (mejor para sus intereses personales)

 

Reforma Bis Pynchina

Reforma Bis Pynchina yu Mother

lo poco que nos queda de país; mientras la masa se distrae en sueños de opio (de nuevo don Chava), pensando que el domingo ya le ganarán (si ellos  en un enajenado proceso de transferencia) a Holanda Ehhhhhhhhhhh Put…

Los tres poderes de la Unión: Iglesia,Estado y Televisión

http://www.mexicomaxico.org/Reforma/reformaEstatuas.htm
http://www.excelsior.com.mx/nacional/2013/07/31/911511
http://web.segobver.gob.mx/juridico/var/presentacion.pdf

Anuncios
comentarios
  1. Fernando Gil dice:

    Como siempre, nos regalas un gran artículo de periodismo crítico, ahora aderezado por una interesante investigación histórica, que nos motiva a seguir reflexionando sobre la perversidad del neoliberalismo que nos siguen imponiendo y que tanto daño nos ha hecho, usando un evento deportivo de gran popularidad para tratar de ocultar sus trampas.
    En lo personal, no estoy tan seguro que muchos mexicanos dejen de ver los procesos de las mentadas “reformas” por el futbol, pues generalmente se la vive distraído por otros motivos que le parecen más interesantes.
    Conozco una gran cantidad de las ciudades prehispánicas que tenemos en ruinas y me sorprende la gran cantidad de sitios para el Juego de Pelota, ubicados en las zonas centrales, con clara predominancia urbana, lo que me hace pensar que son muchos siglos de fanatismo deportivo, que coincide con lo que he visto en muchos países europeos.
    Los círculos de poder saben de la pasión que existe en todo el mundo y lo aprovechan para sus tropelías, pensando por mi parte que no es muy sensato “culpar” al futbol o a la afición por eso u otro deporte, sino al perverso aprovechamiento que le dan los malos gobiernos.
    Saludos y abrazos.

  2. Beatriz dice:

    Como siempre, muy exactos tus comentarios. Me gusta leerte porque de pronto pareciera que estoy leyendo a Rius.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s